¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Mi suerte…

Sinceramente, soy alguien con mucha suerte…

 

Al consultar la definición de “suerte” en la pagina de la Academia Mexicana de la Lengua (http://www.academia.org.mx/rae.php) podremos darnos cuenta que esta palabra tiene muchas definiciones. Yo considero que faltan algunas, pues hay muchos tipos de suerte, pero no profundizaré mucho en eso…

 

Así, podemos decir que hay buena y mala suerte, por lo que en este texto, al hablar de que “tengo suerte” estaré refiriéndome a mi mucha buena suerte, pues mala suerte solo he tenido cuando aposte en una final Chivas-Pumas (ya sabrán a que equipo), perdí y tuve que pagar con una camisa original de los Pumas… Eso si fue mala suerte, fue un penal fallado…

 

Tengo mucha suerte desde niño. Para empezar, nací en una familia un tanto variada en cuanto a gustos y caracteres personales, pero a final de cuentas muy unida.

Luego, me di cuenta que tenia cierto tipo de suerte en actividades académicas, llegando a abusar de ella en algunas ocasiones en las que en las preguntas con respuestas de incisos ni siquiera me tomaba la molestia de leer la pregunta y escogía la respuesta al azar. Tendrán que creerme que siempre tuve aciertos… Fue cuando me di cuenta que abusar de mi suerte no era bueno. No quería arriesgarme a que un día se acabara y todas las preguntas que hubiera contestado al azar salieran mal para con eso tener un muy mal resultado.

Pensé también que abusar de algo así, algo que yo tenía y usaba como ventaja a mi favor era injusto para mis compañeros que trataban de superarme. Entonces deje de hacerlo… Y empecé a estudiar mas.

 

Recordando también otros ejemplos de mi buena suerte, llegue a hacer una lista enorme de cosas buenas que han pasado en mi vida; emocionales, personales, académicas y laborales. La lista es larga y escribir cada una de mis anécdotas requeriría muchas horas de tecleo.

 

En resumen, puedo decir que he sido muy afortunado en la vida: tengo una bonita familia, me he rodeado de excelentes amigas y amigos, tengo buena salud, he tenido novias (plural porque he tenido mas de una) hermosas, he estado en buenos trabajos, económicamente estoy bien, viajes no me faltan, etc.

 

¿Qué mas se puede pedir a la vida?

 

Y sí, debo de reconocer también que he tenido momentos pesados y desagradables. Lo que he aprendido es que me ha tocado vivirlos para apreciar mas los pequeños detalles de la vida que muchas veces no valoramos y son los que mas nos pueden hacer felices.

 

¿Qué mas se puede pedir a la vida?

Que siga igual…

 

¿Hay algo que no les he dicho?

Si, que mas que suerte, lo que realmente tengo es un Dios que me bendice día a día.

 

Gracias Dios mío por las cosas que me das, sean buenas o malas, gracias =) Se que por algo lo haces…

No me queda mas que decir que el titulo de esta entrada debería de llamarse “Mi Dios”… Pero Dios sabe porque lo hice así.

Ya por ultimo: De tantas cosas buenas que tengo en la vida, en algun momento debia presumirlas ¿Qué no? Jajaja…

Hasta la próxima. Que mi Dios los bendiga.

 

Publicado en Pensamientos | 1 comentario

Medidas…

Existen en esta realidad en la que vivimos cuatro dimensiones fundamentales, tres de ellas espaciales y una temporal. Existen teorías de que son siete o nueve pero esos son temas ya mucho muy avanzados. Así, basándome en la certeza que tengo de la existencia de estas cuatro dimensiones yo voy a proponer una quinta, pero la explicaré al final.

De la combinación de las tres dimensiones espaciales varias unidades de medida. Con una sola dimensión medimos la longitud de un objeto. Con dos dimensiones medimos el área. Con tres medimos el volumen. Si incluimos a estas mismas la dimensión temporal ya se crean las unidades de velocidad, aceleración y el gasto. Si seguimos combinando estas mismas dimensiones entre si se tiene entonces una variedad inimaginable de unidades de medida que solo en un documento profesional de física se puede tratar.

 

Además de la gran cantidad de unidades de medida que existen, los seres humanos estamos sometidos a las subjetividades de cada una de ellas.

Así, el periodo de tiempo que nosotros llamamos “un año” no es lo mismo para mi que para un niño de dos años, ya que si alguien le dice a un niño de dos años (suponiendo que entendiera lo que le vamos a decir) que determinado evento en su vida ocurrirá en un año, el comparará ese año como la mitad de su vida. Si a mi me dicen lo mismo, me parece que llegará mas rápido, ya que un año para mi es el 4% de mi vida.

También, no será lo mismo correr un maratón de 42 kilómetros para un aficionado como yo que para un Keniano profesional en ese tipo de eventos. El Keniano correrá esa distancia en unas cuantas horas y yo al kilómetro 5  me parecerá que el maratón será interminable…

Si estamos en una fiesta con nuestros mejores amigos el tiempo se nos hará realmente corto para estar con ellos. Si estamos escuchando algo realmente aburrido, 5 minutos nos parecerán 2 horas.

Por ahí Albert Einstein explicaba su teoría de la relatividad de la siguiente manera:

Pon tu mano en un horno caliente y un minuto te parecerá una eternidad. Siéntate a conversar con una mujer hermosa y unas horas te parecerán dos minutos.

Y entonces ¿Qué quiero explicar con esto de las subjetividades?

Que para mi, estas son la quinta dimensión. La dimensión de lo relativo, de la situación en la que nos encontremos, de las personas que están a nuestro lado, de lo que estamos haciendo. Así, muchas de las situaciones en nuestras vidas están intervenidas por lo subjetivo. Es por eso que una de mis filosofías principales en la vida es que cada quien debe de aprender a vivir su vida, a caminar su propio camino, a tener siempre sus propias medidas para todo. El punto es solo no dejar de lado el sentido común, el bienestar mío y el del otro. Aprender a ponerse en los zapatos de los demás y entonces reaccionar de forma justa.

 

Muchos “problemitas” en la vida podrían resolverse si todos tuviéramos un poco de sentido común…

 

Me gusta cuando escribo cosas que solo yo entiendo jajaja…

Me gusta mas cuando alguien llega diciendo que entendió y le gusto lo que escribí :D

 

Dios los bendice.

 

 

 

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Geny Ericsson

Era el año 2006 del presente milenio. Mi vida era un vaivén de aventuras de todo tipo. En el mes de agosto, entre otras cosas, llegué a Los Mochis después de haber estado dos meses en la hermosa ciudad de Querétaro, Qro. El consejo estudiantil del ITLM y todas sus actividades, junto con las labores propias de la carrera (ya era mi noveno semestre, de practicas profesionales solamente) absorbían la mayor parte de mi tiempo despierto y sentía que el tiempo corría demasiado deprisa…

Llego septiembre y con el una serie de acontecimientos que se extendieron hasta octubre, en lo que termino siendo un movimiento estudiantil que hasta el momento no había ocurrido en Los Mochis. Todo ello motivó que mis relaciones personales con algunas personas importantes política y económicamente de Los Mochis crecieran exponencialmente. Mi entonces presente “pintaba” muy bien y fue cuando llego a mis manos un teléfono celular, el K750i de la marca Sony Ericsson (SE) al cual posteriormente y en honor a la persona que nos lo facilito comenzamos a llamarlo el “Geny Ericsson”.

El celular era una chulada. Cámara de 2.0 Megapixeles con flash, que aun de noche y con poca luz tomaba fotos muy nítidas. Una excelente cámara, muy avanzada para sus tiempos (cuando veían las imágenes, nadie creía que fueran fotos tomadas con un celular), tan buena que es aun una de las mejores de celular que conozco. Aun la equipan muchos modelos de la mencionada marca y me parece superior en calidad que la cámara de 3.2 Mp de celulares de la misma compañía. Era además muy práctica, pues era un celular “de barra” y si tenías la pantalla bloqueada solo necesitabas deslizar la tapa metálica del lente para que se activara la función de la cámara.

Ese celular tenia radio FM (para cuando te cansaras de las canciones que trajeras en la memoria), buena calidad de sonido por altavoz y auriculares, buena batería y un bonito diseño. Esto y mucho mas era el equipo en si…

Aun así, lo que valoré mas que nada de ese equipo era el plan en el que estaba. Movistar 500. Podía llamar a cualquier cel Movistar del país las veces que yo quisiera, a la hora que yo quisiera y el tiempo que yo quisiera, sin tener que estar colgando y marcando de nuevo cada 5 o 10 minutos. Aun lo recuerdo y todavía me sorprendo de que alguna vez estuve tres horas platicando continuamente con mi interlocutor. En esos casos, la preocupación no era que se me acabara el saldo, si no que se descargara la batería. Terminaba con las orejas rojas y entumidas jajajaja…

 

Y así, le rindo un pequeño homenaje a un equipo celular por demás práctico y funcional, que rebasa en capacidades a muchos equipos actuales.

Con el tome muchísimas fotos de alta calidad que actualmente son de gran valor para mi. Me acompaño en muchos viajes en los cuales me ponía a escuchar la FM o las canciones de Mp3 que tenia grabadas.

Su contador de llamadas salientes (hechas desde mi celular) acumuló en dos años casi ocho cientas horas, de llamadas entrantes tenia casi cien. Capture mas de 3000 fotos y numerosos videos. Me comunique mas que nada con personas de Los Mochis, pero también de Guadalajara, Culiacán, Guasave, Guamúchil, Tijuana, Mexicali, Mérida, Puebla, DF y otros mas que ya no recuerdo.

¿Qué si le saque provecho? Yo diría que en exceso.

Su problema fue cuando en una ocasión fui a pescar con algunos compañeros de mi trabajo anterior. Para ser breve les diré que el equipo se sumergió en el agua de mar a una profundidad de metro y medio. A partir de ahí le comenzaron a fallar la pantalla y algunas funciones no básicas de la cámara.  Eso fue a los 11 meses de uso, pero su calidad y resistencia siempre las presumí pues todavía lo use 13 meses mas, siendo el termino del servicio de Movistar la razón por la cual deje de usarlo, aunque sinceramente también ya estaba moribundo. Comprensible si les menciono que también soporto lavadas (se quedo dos veces en un pantalón que paso por un proceso de lavado y secado completo), varias caídas de algún par de metros (lógicamente lo llevaba en todas mis aventuras) y otros pequeños incidentes que hicieron aun menos visible la pantalla.

De ese teléfono nació mi lealtad hacia la marca Sony Ericsson, la cual no me ha pagado nada por esta publicidad ni por el tiempo que he tardado en redactar esto, pero gustosamente lo hago por la satisfacción que me origino portar ese celular, por su calidad y utilidad, mencionando que actualmente cuento con otro equipo SE, el W880i, que ya tiene una antigüedad de 19 meses y contando. No se le ve para cuando empiece a fallar o deje de gustarme estéticamente hablando, pero ya le tocara su turno para describirlo (tal vez en su jubilación).

El K750i fue un muy buen equipo. Tanto valor sentimental le tengo que a un año de dejar de usarlo, aquí lo tengo bien guardadito…

Publicado en Las mejores cosas de la vida | Deja un comentario

Feliz Navidad 2009

Feliz Navidad estimados lectores =)

Y lo vuelvo a decir: Vaya que el tiempo va deprisa, es “efímero” como dice ahora un amigo muy poético…

 

Antes de comenzar con el tema de hoy, quiero hacer notar que el mes pasado, por primera vez desde que comencé a escribir este blog, no hubo publicación alguna. Bueno, si hubo, pero la borre. Y la razón de porque la borre así como de lo que hablaba ahí se irán a la tumba de los recuerdos…

 

Hace algunos días, una persona muy agradable me envío un correo en el que venia adjunto un archivo de correo. Contrario a mi costumbre y tal vez porque estoy de vacaciones y tengo bastante tiempo libre, abrí el archivo para ver de qué se trataba. Me llamo rápidamente la atención que el idioma que hablan es ruso o algo así y aparecen unos niños muy tiernos siendo entrevistados por una señorita (o señora, no se jajaja). De repente, empieza la música y los niños comienzan su danza… Por tener el riesgo muy alto de ser impreciso e insuficiente en mi descripción de lo que vi, dejaré que vean ustedes mismos el video:

 

http://www.youtube.com/watch?v=rvV-6Gxw0Zc

 

Decir que quede asombrado, maravillado, etc. es poco. Estuve incrédulo pero al mismo tiempo emocionado. En definitiva, me volví a sorprender con las capacidades que el ser humano tiene. Tan entusiasmado estaba todavía algunos días después de ver el video que entre eso y otras cosas ya había recibido inspiración suficiente para volver a escribir algo en este espacio que ustedes tan amable y pacientemente leen.

Pero comenzó mi actividad social reciente, que incluyó un viajecito a Los Mochis para celebrar mi cumple en compañía de algunas y algunos de mis mas queridos amigos.

Regresé a Culiacán y tuve algunos pendientitos que hacer. Todavía ayer miércoles por la tarde acompañé a un amigo a una plaza comercial a hacer sus compras navideñas. Por supuesto que yo hice las mías y por ahí me hice un par de regalitos ; ) Ya en la noche fui a unos XV años de una sobrina medio lejana por parte de mi papa. Estuvieron entretenidos. Descubrí que hay gente que baila banda peor que yo jajaja y eso me hizo sentir mejor =) jajaja…

Todo era felicidad. Salí de la fiesta acompañando a mis papas y ya que estábamos abordando la camioneta mi madre comento que en la tarde, enfrente del salón de eventos en donde fueron los XV años, habían asesinado a alguien. Una noticia que siendo Culiacán no es nada nuevo. Llegamos a nuestro hogar y yo no tenia sueño. Así que me puse a “metichear” en “Facebook”. De hecho, también me metí un ratito al Messenger. Según yo, aprovecharía que no tenia sueño y que ya era muy noche para escribir esto, lo que seria la siguiente publicación en mi blog. Pero el espíritu social me gano y por estar chateando se me hizo bien tarde y no avance nada de este escrito. Así que me dormí, prometiéndome a mi mismo redactar esto temprano. Me serviría que despertaría en el primero de los dos días mas navideños del año y tendría mas inspiración para hablar de cosas bonitas como lo que vi en el video. Hablaría de cómo a pesar de estar en una época de crisis económicas, sociales y políticas, siempre hay razones por ahí escondiditas para portar una sonrisa. Como aun estando en un mundo en guerra entre naciones y entre pueblos hermanos, todavía queda un espacio para la esperanza de un mundo mejor, para la alegría en medio de la tristeza. Platicaría de cómo Dios nos da razones todos los días para ser felices. Diría que el punto clave y lo entretenido del asunto, de nuestra vida, es encontrar y mantener esas razones para ser felices. Así que con todas esas ideas y esperando que mis sueños nutrieran un poco mas mis ideas me quede tranquilamente dormido…

 

Pero desperté asustado. Entre sueños escuche que mi mama lloraba y desperté. Dormí poco mas cuatro horas pero me levanté totalmente alerta, pues el llanto que escuche en mi sueño era real. Mi mama le daba con voz entrecortada a un tío una noticia totalmente inesperada: Habían asesinado a un tío mío. La persona que habían asesinado enfrente del salón de fiestas poco antes de empezar los XV años era un tío, un primo hermano de mi mamá. Lo asaltaron. Una versión dice que él ni se dio cuenta de lo que paso pues llegaron dándole un balazo en la cabeza. Unos malnacidos, lacras sociales infelices le quitaron la vida para quitarle la cartera, tal vez esperando que estuviera llena de billetes para ir a metérselos de droga para que les siga pudriendo el cerebro… Dicen que los hijos de su perra madre (por no decir mas fuerte pues tengo pequeños lectores) se fueron caminando como si nada hubiera pasado. Y las “autoridades” ni sus luces…

Esto lo supe hoy en la mañana… ¿Qué no se supone que el 24 de diciembre no pasan este tipo de cosas?

Él era tío mío. Tenia 27 años, casi mi edad, pero era el hijo mas grande de uno de los hermanos menores de mi abuelita materna. Primo hermano de mi mamá. Era humilde, trabajador. Yo lo conocí muy poco pero todo mundo, sobre todo mi abuelita, siempre decían que era una persona ejemplar, un buen muchacho que en sociedad era muy apreciado. Y unos desgraciados, bastardos y cobardes le quitaron la vida. Él estaba esperando a su hermana afuera de una plaza pues ella había ido a comprar algunas cosas para regalar hoy en la noche. Y unos malvivientes, que espero la verdad se pudran en el infierno le quitaron la vida. ¿Es eso justo? No.

Me pregunto si sabrán lo que hicieron. Si en realidad sabrán lo que hicieron y sus consecuencias. Todo el dolor que generaron, todas las lágrimas que hicieron derramar. Me pregunto si tendrán sentimientos, si igual que yo sentirán que el corazón se les apachurra al ver a toda tu familia llorando todo el día, todo el 24 de diciembre. Me pregunto si alguien llorara algún día por ellos…

 

Quienes me conocen saben que nací en una familia católica y que a los 11 años comencé a ir a una iglesia cristiana a la que fui por mas de 9 años. Ahí aprendí mucho, tanto como para yo también enseñar la ideología cristiana.

Deje de ir cuando mis papas se vinieron a Culiacán, pues ahora, los fines de semana en lugar de ir a la iglesia venia a Culiacán. Pero durante todo este tiempo que no he ido regularmente (asistí unas cuatro o cinco veces mas) he seguido defendiendo todo lo que aprendí. Me enfrente a muchas preguntas difíciles. Me enfrente a situaciones difíciles que pusieron a prueba mi fe en Dios y no fui vencido. Seguí aplicando todo lo que aprendí en la iglesia cristiana.

Ahora, con esta nueva prueba no esta en duda mi en fe. Se que las cosas pasan por algo, que Dios tiene un plan para todos y que mi tio ya esta en un lugar mejor que nosotros.

Se que nunca la sabiduría humana sumada va a vencer ni entender los planes que Dios todopoderoso y omnisabio tiene para nosotros. Pero viendo y sabiendo de casos similares a este, de injusticias sin nombre que todos los días vemos en los periódicos, sin profundizar mucho en todos los actos inhumanos, cobardes y espantosos de los que ni siquiera tenemos idea, con tantas y tantas e innumerables historias donde los buenos pierden y los malos ganan (me vale que se pudran en el infierno, también deberían de sufrir aquí en la tierra), con noticias de corrupción, perversión, sadismo, etc… Con esto si me atrevo a decir que a veces me “ahuito” con Dios…

 

¿Por qué haces las cosas así Señor?

¿Por poner a prueba nuestra fe?

¿Es necesario?

En plena época Navideña hacer sufrir no a una, si no a varias familias…

 

Vaya técnica…

 

Cuídense mucho.

 

Q.E.P.D. Tio.

 

Que ustedes si tengan una feliz Navidad.

 

Hasta pronto.

 

… Por cierto: El “padre” que hablo en la misa era un inepto. Ni siquiera sabía hablar…

 

Publicado en Inconformidad | Deja un comentario

Martes en Los Mochis

Tenía ya poco más de tres meses sin ir a mi querido Los Mochis. Sabía que no tendría mucho tiempo para visitar y convivir con todas las personas que aprecio de por allá y que además se me haría nuevamente difícil despedirme esa la ciudad de los vientos con olor a caña.

Como mis más asiduos lectores y fans sabrán (jajaja), no puedo dejar de hablar las exquisiteces que me toco probar por allá. Y no fueron todas las que hay para disfrutar…

El martes, mi primer día en Los Mochis, tuve gratos recuerdos desde muy temprano, ya que desayune tacos de carne adobada de un local que esta frente a mi “alma Mater”, el Instituto Tecnológico de Los Mochis. Me sorprendí de ver que ya no era la casetita sobre la banqueta que siempre estaba llena por las mañanas, ahora es un local amplio y al parecer mas limpio, pues para empezar ya no esta tan cerca de la calle. Saboree los deliciosos tacos de carne adobada y la quesadilla y recordé como hace ya casi tres años iba ahí casi diario. Iba con mis amigos en las horas libres y aprovechábamos para platicar sobre las tareas y como íbamos a hacerlas, del profe fulano y “la viajada” que “se aventó”, de las mujeres que los dominaban a ellos (sus novias) y de temas varios, por no decir tan clasificación “C” que no puedo darles detalles pues también tengo lectores menores de edad…

Me dirigí a las oficinas para reunirme con el personal técnico, con quienes se tuvo una breve plática de “actualización” para inmediatamente poner manos a la obra y comenzar las labores del día que de verdad eran muchas…

El calor era mucho, no recordaba que Los Mochis tuviera esas temperaturas para tales alturas del año. Normalmente es mas fresco que Culiacán, pero en esos días se la gano a mi también querida ciudad capital.

Nos dio hambre y fuimos a comer a un lugar al cual llegue por recomendación de mi papa, en donde cada vez que puedo voy y disfruto una de las especialidades que ahí tienen: el hígado encebollado, en la lonchería “Gilios”. Sonara raro pero sin exagerar, es de lo mas rico que he probado en mi vida. Ese señor tiene un sazón secreto que hasta el momento me parece inigualable. No por nada, él le enseño a preparar manjares a los cocineros de los restaurantes El farallón y España. Me gustaría hacerlo pero no puedo describírselos, mejor vayan y prueben. Esta en el mercadito entre Hidalgo y Obregón.

Regresamos al trabajo y rápidamente se acabo el día. Se retiraron los técnicos a sus hogares y acorde verme con dos de mis mejores amigos para ir a cenar algo que también me moría de ganar de volver a probar: hotdogs “Del Vale”, frente al CBTis 43. Por cuestiones de la vida, me toco saborear uno de esos después de tres largos meses. Fue con doble salchicha y fue simplemente… Magnifico.

Así cayo la noche y así cada quien, después de una amena charla, nos retiramos a descansar.

 

Publicado en Viajes | 1 comentario

Regalos de Dios

Hoy llovió en Culiacán y eso no es novedad. Lo que si fue novedad para mi es que nunca me había dado cuenta de algo presente siempre…

Ya habían pasado 30 minutos desde que dejo de “caer agua”. Estaba yo saliendo del trabajo y al dirigirme de un punto a otro alce la vista y mire el cielo. Este tenía una dulce mezcla de colores rojos, azules, naranjas y grises de variados matices.  Los rayos del sol atravesaban las nubes, algunas de las cuales parecían nacer desde la misma tierra. Saque mi celular del pantalón para tomar algunas fotos y entonces me di cuenta de que en medio de todo eso estaba un arcoiris, un bonito arcoiris.  Y gracias a el, recordé algo que alguna vez aprendí en la época en la que estudiaba intensamente la Biblia, la palabra de Dios:

“El arcoiris es el regalo que Dios dio a los hombres con el que prometió no volver a inundar la tierra”. Reflexione mas sobre esto y fue asi como me deje maravillar por el hermoso paisaje que esta formado en el cielo. Un autentico regalo de Dios…

 

Un regalo de tantos que diariamente no vemos. Regalos tan presentes en nuestra vida cotidiana que siempre o casi siempre olvidamos darle gracias a Dios por ellos. Muestra de esto es que necesitamos ver o saber de regalos de Dios tan espectaculares, tan fuera de lo ordinario, que les cambiamos de nombre y en lugar de llamarles regalos los nombramos “milagros”, como si Dios rara vez nos diera preciosos regalos.

Tony Melendez dice: “Yo veo moverse una mano y eso para mi es un milagro”. Eso definitivamente es un milagro, un grandioso regalo que Dios nos da todos los días. Igual que el regalo de abrir los ojos cada mañana y poder ver el mundo que El creo para nosotros para poderlo disfrutar en plenitud. El regalo de respirar, de llenar tu pecho de sabroso aire de vida. O el regalo de escuchar cada mañana las aves y su graznido de vida que te pone de buenas. El regalo del gusto, el de saborear un delicioso desayuno que nos de parte de la energía para todo el día. Y el regalo de tocar, de todos los días estrechar manos, dar besos y abrazos, de dar palmadas en la espalda…

 

Hay mas regalos… ¡¡¡ Muchos !!! Pero ya te toca a ti darte cuenta de ellos

 

Dios los bendiga.

Publicado en Las mejores cosas de la vida | Deja un comentario